Volver a la página principal
Volver al Web de Duiops
Google 
 
En Internet En duiops.net

 

 Portada - Información y artículos sobre Cine en Casa - Guía de Cine en Casa - Elección del dispositivo de visualización

Guía de Cine en Casa

Guía de Cine en Casa
  1. Elementos de un equipo de cine en casa
  2. Elección del dispositivo de visualización
  3. Elección de la fuente de vídeo
  4. Elección de la electrónica de procesado y amplificación
  5. Elección de los altavoces
  6. Tipos de cables y modos de conexión
  7. Acústica y colocación de altavoces, oyente y otros elementos
  8. Decoración e iluminación

Publicado en Julio 2007

 

2. ELECCIÓN DEL DISPOSITIVO DE VISUALIZACIÓN ADECUADO A NUESTRAS NECESIDADES

Volver a elección del dispositivo de visualización

El "dispositivo de visualización" es el foco central de un cine en casa alrededor del que gira todo. Es el principal foco de atención y goza de una posición privilegiada en la sala.

Para realizar el visionado de películas, conciertos, videojuegos o cualquier otro material, podemos disponer de pantallas desde televisores CRT (tubos de rayos catódicos) de toda la vida por poco más de 100€ hasta espectaculares sistemas de proyección de varias decenas de miles de euros, que son hoy día el estado del arte en lo que a imagen se refiere. Una buena imagen junto con un buen sonido, es lo que distingue de un equipo de Home Theater convencional de uno verdaderamente excepcional.

A diferencia de hasta hace muy pocos años, que a la hora de comprar una televisión la cosa se reducía a elegir entre marca y tamaño de televisión, hoy es realmente una odisea. Actualmente, hay hasta 5 tecnologías disponibles para uso doméstico: televisores CRT, paneles planos LCD, paneles planos de plasma, retroproyectores y protectores. Los tres primeros son lo que se llaman "sistemas de visión directa" y los segundos "sistemas de visión indirecta".

La mayoría de sistemas de cine en casa usan un "sistema de visión directa" como pantalla de vídeo. El término de "visión directa" incluye a las televisiones convencionales a las que estamos acostumbrados. Se llaman así porque nosotros vemos la imagen directamente tal y como es creada en la pantalla, en este caso, la parte frontal del tubo de rayos catódicos (CRT) o los paneles de las TV de Plasma o LCD.

Estos se diferencias de los sistemas de proyección frontal (proyectores) o trasera (retroproyectores), donde la imagen es recreada sobre una pantalla que no es donde se genera la imagen. En este caso, se llaman "sistemas de visión indirecta". Los "proyectores frontales" se colocan de modo que el usuario quede entre ellos y la pantalla, es decir, es una pantalla que refleja la luz. Los "retroproyectores" van colocados de forma que la pantalla queda entre el proyector y el usuario, es decir, es una pantalla que transmite la luz. En este último caso, el proyector y la pantalla van colocados en un único chasis con aspecto de TV de visión directa, es lo que se llama coloquialmente un RPTV (Rear Projection TV) o simplemente, "retroproyector".

Las televisiones de visión directa se catalogan según el tamaño de la imagen en pulgadas medidas en diagonal. Tienen ventajas como la facilidad de uso, instalación sencilla... e inconvenientes como un coste relativamente más caro respecto a un proyector que haga una pantalla de la misma diagonal. Es decir, se puede tener una pantalla proyectada de más de 100 pulgadas de diagonal por el precio de una TV LCD o plasma de 42'' ó 50''. A parte que, en nuestra opinión, un sistema de proyección es la mejor pasarela para intentar llevar la experiencia del cine en nuestra casa. Por grande y buena que sea la pantalla de plasma o LCD, nunca podrá equipararse a la sensación de visualizar un proyector.

Un punto a favor de los CRT, LCD y Plasmas es que es posible disfrutarlos en entornos muy iluminados, es decir, con la luz del día entrando por la ventana, gracias a que las pantallas son muy luminosas y de gran contraste.

Si embargo, los retroproyectores y sobre todo los proyectores, requieren una habitación mucho más oscurecida. Incluso, para unos mejores resultados, en caso de los proyectores, que la habitación esté pintada con colores lo más oscuros que se pueda y, a ser posible, de negro. Ni más ni menos las condiciones que hay en un cine real. En caso de encender la luz, veremos cómo la pantalla pierde brillo y contraste, perdiendo toda la calidad.

Esta sección, por tanto, se divide en:

     
 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto