Google 
 
En Internet En duiops.net

Volver a la portada de Duiops
Volver al Web de Duiops

Volver a la portada
Pulsa en los rótulos para acceder a los contenidos

La Nouvelle vague francesa

Por Guadalupe Gómez Salazar


Los inicios del cine (1895-1927)
La transición del cine al mundo sonoro (1927-1928)
Los inicios de Hollywood
El sistema de estudios
El control de la producción
La producción
La exhibición
Enemigos de Hollywood
Conclusiones
Los grandes estudios
Paramount Pictures Corporation
Loew´s y Metro-Goldwyn-Mayer
20th Century Fox
Warner BROS
RKO
Las pequeñas compañías
El declive del sistema de los grandes estudios
Los orígenes del cine en otros países
Cine soviético
Expresionismo alemán
Los años 30 en Europa
El cine europeo a partir de los años 40
La Nouvelle vague francesa
Neorrealismo italiano
El cine británico. El Free cinema
El nuevo cine alemán
El cine español
Otras cinematografías
Después del Hollywood dorado
 

Tras la Segunda Guerra Mundial, con la industria alemana debilitada, Francia continuó dominando el mercado mundial del cine artístico en las décadas de los años 1950 y 1960, produciendo cineastas muy independientes que experimentaron diversos modos de expresión. En 1958 irrumpen los directores de la llamada Nouvelle vague. François Truffaut (Los cuatrocientos golpes, 1959; Fahrenheit 451, 1966). Jean-Luc Godard (Al final de la escapada, 1959), Claude Chabrol, Louis Malle, Eric Rohmer, Alain Resnais (Hiroshima, mon ameur, 1959)… son algunos de los nombres más célebres.

   A pesar de que el cine francés manejaba planteamientos lejanos a los hollywoodienses, tampoco pudo escapar de la enorme influencia que ejercieron los grandes estudios durante los años 40 en el resto de Europa. Así, la Nouvelle vague se inspiró también en el cine comercial estadounidense de Howard Hawks, Alfred Hitchcock (por el cual Truffaut sentía una especial admiración) y John Ford. Por ejemplo, la película Al final de la escapada de Godard, con Jean-Paul Belmondo, es un hermoso homenaje a las películas de gángsters estadounidenses, pero desde una perspectiva europea.

   A pesar de las grandes diferencias que a veces había entre ellos, lo que unió a todos fue la reivindicación del cine como lenguaje autónomo y el anteponer siempre la libertad creadora a toda exigencia comercial. Partiendo de su identificación como grupo, se unieron en la revista Cahiers du Cinéma, desde la que expusieron su teoría de quién es el verdadero autor: en el cine es solamente el director, cuya personalidad queda grabada en la película a pesar de las presiones de los estudios o las influencias exteriores de cualquier otro tipo.

   En los años setenta los cineastas de la Nouvelle vague siguen dando muestras de talento, como Truffaut con La noche americana (1974); Louis Malle, que en Lacombe Lucien (1974) hace un impecable análisis de la Francia pronazi; Chabrol indaga en el género policíaco con El carnicero (1970). Godard provocó un escándalo con Yo te saludo, María (1985).

Atrás ] Siguiente ]

 

 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes.

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto.