Google 
 
En Internet En duiops.net

Volver a la portada de Duiops
Volver al Web de Duiops

Volver a la portada
Pulsa en los rótulos para acceder a los contenidos

Locos en Alabama

ANTONIO BANDERAS DEBUTA COMO DIRECTOR CON "LOCOS EN ALABAMA"; UNA COMEDIA DRAMÁTICA QUE PROTAGONIZA SU ESPOSA MELANIE GRIFFITH

 

Hace varios años que Antonio Banderas había manifestado su deseo de dirigir. La culpable de que haya dado por fin este paso, es su mujer Melanie Griffith, que un día le llevó la novela de Mark Childress Locos en Alabama sugiriéndole que podía ser adecuada para su debut detrás de la cámara.

La película es una comedia dramática que había de la pesadilla del sueño americano. Ambientada en 1965 en el profundo sur de Estados Unidos, muestra a un nuño de un pueblecito de Alabama a punto de aprender nuevos puntos de vista sobre temas como la libertad del individuo, los derechos de la mujer y los prejuicios raciales. el catalizador de este aprendizaje será su atractiva y excéntrica tía Lucille, que, harta de los malos tratos recibidos continuamente de su marido, le envenena, le corta la cabeza y se marcha con ella metida en una caja a Hollywood, para hacer realidad su sueño de trabajar como actriz en la serie Embrujada.

La película, que protagonizan Melanie Griffith como Lucille y Lucas Black (el niño de El otro lado de la vida) como su sobrino Peejoe, sigue a ambos personajes, cuyos caminos se separan y sólo vuelven a encontrarse al final. El viaje de Lucille camino de Hollywood es la típica road movie en la que la protagonista, buscada por la policía, se va cruzando con personajes de lo más dispar. Por otro lado, la historia de Peejoe, que permanece en Alabama, es la historia del aprendizaje de un niño a punto de convertirse en adolescente y ampliar sus horizontes sobre lo que significa la vida.

Mezcla de géneros

El actor ha explicado tras presentar la película en el Festival de San Sebastián que no tuvo demasiada dificultad en unir las dos líneas de la película, que vienen marcadas por ambos personajes, y que lo que más le interesó es que toca temas muy universales y que siguen siendo actuales, como el racismo o los malos tratos a las mujeres.

Para él trata de un collage muy ecléctico, que va evolucionando de comedia negra a comedia sentimental, a thriller, y a drama muy emotivo, todo ello con el telón de fondo de la lucha de la población negra por los derechos civiles, algo que marcó la vida americana de los primeros años 60.

Antonio banderas no interpreta ningún personaje, reservando todas sus energías para la dirección, aunque, como actor que es, ha cuidado mucho el reparto del filme y las interpretaciones de todo el elenco. Junto a Melanie Griffith (que asegura que esta es la mejor película que haya hecho nunca) y Lucas Black, intervienen también Cathy Moriarty (a la que Banderas ya conocía de Los reyes del mambo), David Morse (el padre de Jodie Foster en Contact), el rockero Meat Loaf, Rod Steiger (un atípico y divertido juez), Robert Wagner, Elizabeth Perkins y John Beasley.

Profundo sur

Antonio banderas muestra una visión muy especial del profundo sur norteamericano. Sus ojos de extranjero hacen que se fije y muestre pequeños detalles que a un director norteamericano le pasarían más desapercibidos. También ha acentuado más los aspectos del relato que muestran la lucha por las conquistas de unas libertades que otros directores, por obvias, no enfatizarían tanto.

Pese a que la acción sucede entre Alabama y Los Angeles, Antonio Banderas escogió la ciudad de Houma, en el estado de Louisiana, próxima a Nueva Orleans, para ambientar el pueblecito imaginario de la Louisiana de los sesenta de donde parte la historia. Tenía unos exteriores adecuados y además una luz que Antonio compara con las pinturas de Renoir. Los interiores se rodaron en decorados de Hollywood.

 

Antonio Banderas paso a paso
De promesa teatral...

José Antonio Domínguez Banderas (Málaga, 1960), tras estudiar Arte Dramático, se inició como actor teatral en Historia de los Tarantos y La hija del aire. Debutó en cine en Laberinto de pasiones (1982), de Almodóvar, pero su trabajo más reputado en la época fue el montaje teatral Eduardo II (1985).

...a "chico Almodóvar"

Tras varios papeles secundarios, sus primeros éxitos relevantes en cine llegan también en 1985 con La corte del faraón y Matador, con la que inició el asalto definitivo a la fama y su colaboración continuada con Almodóvar. La ley del deseo (1987), Mujeres al borde de... (1998) y Átame (1989), a la que pertenece la foto.

De emigrante en Hollywood...

El éxito de las películas de Almodóvar en Estados Unidos le valió la llamada de Hollywood. Tras debutar en el cine americano en En los reyes del mambo (1991), emprendió una lenta pero continua ascensión con Philadelphia (1993), La casa de los espíritus (1994), Entrevista con el vampiro (1994) y Desesperado (1995).

...a estrella de acción

La creciente importancia de sus papeles le ha ido asentando en el firmamento hollywoodense, gracias, sobre todo, a superproducciones como Evita (1996) y el filme de aventuras La máscara del Zorro (1998), que le ha consagrado como estrella y héroe de acción (género que ya había probado en Desesperado y Asesinos).

De director independiente...

Junto a su ascenso al estrellado, ha mantenido una estrecha relación con el cine independiente, colaborando con el círculo de Tarantino y Robert Rodríguez (Desesperado, Four Rooms). En esa línea se sitúa su debut como director con Locos en Alabama. También ha debutado como productor en White river kid y The Sparrow.

...a rey del "couché"

Desde sus inicios ha sido objetivo predilecto para la prensa del corazón, pero más aún desde su aparición en el documental En la cama con Madonna (1991) y, sobre todo, tras su romance y matrimonio con Melanie Griffith, a la que conoció en el rodaje de Tow Much y por la que abandonó a su primera esposa Ana Leza.

 

Crítica

Olvidémonos por un momento de quién es el autor de esta película, cuyo nombre no citaré en este comentario. Locos en Alabama es, en primer lugar, un relato divertido sobre una situación dramática que atañe por desgracia a muchas mujeres y en todas las latitudes. La protagonista, harta de sufrir desprecios, engaños y malos tratos y repentinamente convertida en heroína de gore, antes de que la película empiece liquida a su marido, le corta la cabeza, la guarda a buen recaudo en una sombrerera y emprende el camino a Hollywood dispuesta a convertirse en estrella invitada de la serie Embruajada. Porque estamos en los años 60 y concretamente en el Estado de Alabama, en donde las luchas por los derechos humanos de los negros empiezan a tomar cuerpo.

Y mientras, Melanie Griffith en clave de comedia loca y de cuento de hadas, atraviesa las carreteras al habla con el espíritu de su marido decapitado, su sobrino, un adolescente sensible y fascinado con la extraña aventura de su tía asesina, vive en clave resaliste un hecho trágico de la segregación racista. Este muchacho, testigo de una injusticia y víctima de un estúpido accidente, se ve forzado a compaginar la reflexión sobre la realidad de su entorno con las fugas al a fantasía que propicia la soñada personalidad de la tía fugitiva, con quien mantiene una relación telefónica y otra, fruto de su imaginación disparatada.

Estamos ante una magnífica primera película. Original, inteligente y ambiciosa. El director, que podía haber elegido tanto un relato más sencillo y directo como un film a la moda, se ha decidido por un guión de estructura muy peculiar que le obliga en su desarrollo al continuo cambio de tono, de género e incluso de estilos. Se trata de una película de indiscutible postmodernidad, concebida como un pastiche de muchas otras revisitadas con una mirada nuevo, bienhumorada y mejor intencionada.

Un film profundamente cívico, rodado con convicción y sinceridad, que pisa todos los charcos sin siquiera salpicarse, y que obtiene resultados tan estimulantes como convincentes. Se recurre en ella al slapstick y a la road movie, a tomas ralentizadas y a la estética del videoclip, a Lubitsch y a Arthur Penn, al viejo espíritu del Sur y a la concepción clásica de la puesta en escena. Todo ello resulto con la sabiduría de alguien que tiene muy claro lo que quiere transmitir y el punto de vista que debe utilizar en cada momento para conseguirlo. El lema de este debutante parece ser: "complícate la vida si quieres ser sencillo".

Basándose en una novela de Mark Childress, adaptada por el propio autor, el director consigue un sagaz retrato de personajes, algunos de los cuales están descritos en una breve pincelada, como la gritona cuñada de Melanie Griffith, estupendamente caracterizada por Cathy Moriarty, un personaje casi esperpéntico que confraterniza en la misma escena con su marido, el excelente David Morse, visto por el contrario con la complejidad que requiere el realismo más estricto, o a la actriz que interpreta Elsiabeth Perkins, concebida como personaje de una alta comedia de elipsis y equívocos. En el segmento final de la historia, la película se lanza con valentía hacia el absurdo y, a la estupenda secuencia en el Golden Gate sucede el giro genial que un impagable Rod Steiger imprime a toda la película.

Género: Comedia dramática

Director: Antonio Banderas

Intérpretes: Melanie Griffith, Luchas Black y Cathy Moriarty

Guión: Mark Childress

Distribución: Columbia

Nacionalidad: EE.UU.

Año: 1999

Duración: 1 h. 48 m.

Melanie Griffith

Hija de actriz

Nacida en 1961 en Los Angeles, vivió toda su infancia marcada por ser la hija de Tippi Hedren, la protagonista de las películas de Alfred Hitchcock Los pájaros y Marnie, la ladrona, visitando tan frecuentemente los rodajes que Hitchcok la regaló una vez una muñeca con el rostro de su madre.

Actriz

Aunque de pequeña no quería ser actriz, acabó siendo la tradición familiar. Su primera película fue La noche se mueve, de Arthur Penn, aunque la que la lanzó a la fama fue Algo salvaje. Otros de sus títulos destacados son Armas de mujer, Lunes tormentoso, Un lugar llamado Milagro y Two Match

Esposa de actores

Tras una juventud marcada por el alcohol y un turbulento matrimonio con el actor Don Johnson, con el que tiene dos hijos, se casó con Antonio Banderas, con el que tiene una hija, Estela del Carmen, que aparece brevemente en el último plano de Locos en Alabama.

 

 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes.

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto.