Google 
 
En Internet En duiops.net

Volver a la portada de Duiops
Volver al Web de Duiops

Volver a la portada
Pulsa en los rótulos para acceder a los contenidos

La noche de los muertos vivientes

Hace ahora treinta años que el director, guionista, montador, director artístico e incluso intérprete (desde luego, todo un autor) de La noche de los muertos vivientes, George A. Romero conseguía salir del hoyo de la serie B con un producto de terror cuya originalidad le convirtió en un auténtico héroe para los asiduos de las cinematecas y los jóvenes con vocación de cineasta de todo el mundo. Su coguionista de aquella épica dorada, John A. Russo asume ahora la responsabilidad sobre la edición especial treinta aniversario de la noche en que la humanidad pagó los abusos de la energía atómica y los muertos salieron de sus tumbas con sed de sangre y venganza para poner las cosas en su sitio.

Con 15 minutos extras de metraje inéditos y no rodados en su momento por lo limitado del presupuesto, la sana intención de renovar el pavor de los espectadores y la frescura de un filme hecho, más que ningún otro, con las tripas, llega oportuna a la cartelera está revisitación de un ya clásico del género que contiene toda una declaración de amor al humilde oficio de contar historias, al margen de calidad o profundidad de contenidos, aunque sean para no dormir.

George A. Romero, clásico de un solo título

Pocos cineastas a lo largo de los años evidencian en su trayectoria el impacto de un solo título de un modo tan evidente como le ocurre a George Andrew Romero. Nacido en Nueva York en 1940 y con una vocación de cineasta tan acusada como la de Ed. Wood, Romero hizo varios cortos en su primera juventud antes de descubrir que debería convertirse en un auténtico hombre-orquesta para poder hacer cine en una épica de vacas flacas. Y su debut en el largo, La noche de los muertos vivientes, ha marcado, para bien o para mal, el resto de su carrera, que no deja de ser una sucesión de intentos por encontrar la fórmula del éxito que tal vez le llegó prematura y que nunca ha sabido mantener.

 

Volver arriba Volver arriba

© 1997-2009 Duiops (http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes.

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto.