Volver a la portada de Duiops
Volver al Web de Duiops

 

·  Portada

· Libro de   visitas

· Últimas novedades


· Noticias

· Especiales

· Curiosidades

· Archivos

· Etapas

· Cronología

· Personajes

· Discografía

· Filmografía

· Letras de canciones (en inglés y en español)

· En solitario

· Sitios Beatle


Apúntate a la lista de correo del Web de Duiops

 
 
Google  
 
En Internet En duiops.net
Portada - Etapas - Separación

Separación


Anterior

1968 - 1970

Después de las cotas alcanzadas por sus últimos trabajos psicodélicos y de gran elaboración, los Beatles parecieron querer un descanso de tanto esfuerza intelectual, y lo consiguieron volviendo a formas estilísticas primarias y sin complicaciones, mirando de nuevo sus raíces de rockers sin más, esto tomó cuerpo en el nuevo single del grupo que sería lanzado en mayo de 1968: "Lady Madonna"/"The inner light".

El single era por supuesto, muestra de que los Beatles nunca renunciaban a sus ídolos de adolescencia, y podemos vislumbrar a lo largo del single una cadencia típicamente 50's, conque la letra sea más bien una consecuencia del trabajo elaborado de los discos inmediatamente anteriores.

Mientras tanto los Beatles se encontraban en la India, habían llegado con una tropa de gente famosa y artistas relacionados con el mundo pop, para buscar la paz y quizás la unión después de tantos disgustas ocasionados por sus constantes pasos en falso como hombres de negocios. Los recibía el Maharishi Maesh Yogi, prometiéndoles la paz espiritual que necesitaban. Además de los Beatles habrían venido sus esposas, y gente de los Beach Boys, Donovan, Mia Farrow, Marianne Faithfull y otros más. La relajante atmósfera de meditación no fue lo suficientemente encantadora para Ringo que se marchó a los 10 días de haber llegado, junto con su esposa Maureen, para volver con sus hijos Zak y Jason. Los siguientes en marcharse fueron Paul McCartney y su reciente esposa Jane Asher. George y John permanecieron más tiempo, pero finalmente se aburrieron de tanto rezo y ayuno. Aunque aprovecharon el tiempo para componer nuevas canciones para su nuevo LP. Al regresar a Londres decidieron que también estaban aburridos de ser tenderos y cerraron la boutique Apple con más pérdidas que ganancias.

En esta ola de decepciones hay que resaltar el mal momento sentimental que estaba pasando el matrimonio de John y que pronto acabaría en divorcio. Cosa que también pasaba a Paul, que después de un noviazgo de más de cinco años con Jane Asher, y apenas seis meses de matrimonio terminaría también en una separación definitiva.

Lo más positivo entre todo este mal rato fue el lanzamiento del primer single de Apple, "Hey Jude"/"Revolution" que dotado de un infinito sentimiento de esperanza, sobre todo en "Hey Jude", parecía ser una respuesta de ánimo ante tantos acontecimientos negativos. Esta canción superó ampliamente la popularidad de los primeros singles del cuarteto como "She loves you", etc., y encandilaba al oyente con su lenguaje intimista y cercano al gospel, cantos espirituales negros americanos. Su duración de más de siete minutos se debía en gran parte a ese final larguísimo y mágico, en el que la comunión de una multitud de gente es una invocación a la fraternidad y a la paz. Una canción perfecta para la época perfecta, en el que el subidón de los viajes psicodélicos daba paso a una bajada monocroma y realista. Era lo que en el fondo les sucedía a los Beatles, sin embarga hay que anotar que esa solución, tan simple y sencillo, como el cogerse de las manos y cantar juntos como una sola voz era demasiada ingenua e idílica, pero funcionó bien durante un tiempo, dándoles la fuerza necesaria, a los Beatles, para meterse de nuevo en el estudio y tratar de sacar algo nuevo y bueno.

Hay que anotar que mayo de 1968 fue también un punto álgido directamente relacionado con la cultura pop. La forma en que el movimiento estudiantil y generacional fue aplastada en París, en Praga y en diversas ciudades del mundo denotaba la brutalidad y la dificultad que nos ofrece el sistema cuando se le pone en duda. No es raro que en septiembre de ese año, fecha de lanzamiento de "Hey Jude", el mundo joven especialmente, agradeciera con un enorme éxito este canto de aliento. A partir de ahí las cosas iban a cambiar, porque la heroína hace su aparición entre los jóvenes, y mucho se ha hablado de que esta droga fue introducida por un acuerdo entre las mafias y los gobiernos en un intento de aniquilar, criminalmente, toda una era de amor y esperanza, tomando las comunas hippies en verdaderos campus de zombies y yonquies. El sueño poco a poco iba perdiendo color.

Esto se hizo patente en el nuevo LP de los Beatles, el primero en Apple, y estuvo ya levemente anunciado por "Revolution" la cara B de "Hey Jude". La portada era totalmente blanca y era en formato doble, o sea que traía muchísimas canciones. Se titulaba "The Beatles" y salió publicado en noviembre de 1968.

Este disco es una muestra de la progresiva descomposición que el grupo sufría en su interior, muchas de las canciones fueron grabadas con sólo dos integrantes del grupo. Ringo y el compositor, y nos mostraba los caracteres de cada uno de manera extrema y opuesta a los del otro. Por un lado las desenfadadas baladas de Paul y por otro el anarquismo de John. Entre los dos, Harrison demostrándonos su talento en soberbias composiciones. Lo que distingue al disco es, sin embargo, el uso y abuso de un sentido de un humor negro y malévolo.

En el LP se dan cita por un lado claros avances de lo que sería la nueva décadada que estaba a la vuelta de la esquina, como al menos en dos de las cuatro canciones de George Harrison: "While my guitar gently weeps" es una melodía arrebatadora plena de sentimientos de tristeza irreparable, acompañada de llorones solos de guitarra tocados por Eric Clapton, invitado por Harrison como músico de sesión, y "Long Long Long" es un bellísimo tema en donde la voz se entrecruza con calmos sonidos de teclados que imitan flautas, en una atmósfera nueva y mágica desde sus coordenadas de paz absoluta. Ambas canciones nos demostraban que Harrison había llegado a un altísimo nivel componiendo temas que se encontraban entre lo mejor del LP, sin tener nada que envidiar a Lennon o a McCartney. Sus otras dos contribuciones eran "Piggies" y "Savoy Truffle", enseñándonos a un compositor lleno de ironía cuando en la primera entremezcla voces de cerdos con un arreglo sinfónico glorioso y barroco, mientras que en la segunda experimenta un poco con el sonido "James Brown".

Paul McCartney se debate a lo largo del disco entre sus homenajes a su adorado Rhythm and blues negro y a su recién descubierto Folk Rock, desde nuestro punto de vista lo mejor. Así "Blackbird", quizás la más afortunada de sus aportaciones al disco, "Rocky Racoon" y "Mother Nature's son" nos dibujan unas líneas de pacífico Folk Rock. Imposible no sentirse acariciado por esos arpegios limpias y bien logrados apoyando la correcta voz de Paul. Mientras tanto, por el lado "negro" de sus influencias tenemos "Why don't we do it in the road" que de alguna manera encarna gran parte del sentimiento final del LP: Rock hippie de festival, de carretera, de autoestopistas, de la juventud de la América rural y profunda. "Helter Skelter" es otra cosa, violentísima canción, totalmente fuera de sí, un subidón ¿de heroína?, guitarras en ruidoso e implacable feedback, sobre una rudimentaria estructura rhythm and blues con paranoias de Paul que canta a punto de destrozar su garganta, enloquecido. Sin embargo Paul empieza a acusar cierras anomalías, que tomaremos como resultado de un sentido del humor gratuito, "Ob-La-Di Ob-La-Da" es demasiado complaciente y festiva, casi no es pop, sino charanga pura, una canción que tiene el encanto propio de las fiestas folklóricas, "Birthday" es una base de rhythm and blues sin nada importante que decir, puro ejercicio formal, aunque poderoso, y la canción que cierra el disco "Good night" tiene una orquestación que sabe a soundtrack de época de oro de Hollywood, todo violines y coros melifluos; también suena a otra época "Honey Pie" que viene como de una emisión radial de los 40 ó 30. Sin embargo todo este despliegue de recursos cercanos al kitsh, tiene un atenuante en "Martha my dear" que está hecha al mejor estilo del "Sgt. Pepper", con elegantes arreglos para cuerdas y piano que acompañan a una melodía muy digna, conque eso de que "Martha" sea la perra de Paul nos plantea una cierta duda, ¿es una broma o no?.

John Lennon por su parte, también duda entre varios caminos. "Dear Prudence" y "Happiness is a warm gun" son exploraciones en un lado indescubierto e incoloro de la psicodelia, canciones flotantes y extrañas, donde pocos elementos entretejen estructuras descolocantes y semicongeladas por su aparente inmovilidad. La primera un canto de alegría primaria y mística, sin complicaciones, y la segunda es una explícita referencia a las drogas más duras. Ambas constituyen parte de lo mejor del disco por su carácter novedoso, cosa que no sucede con "Yer Blues" que es blues de lo más ortodoxo. "So Tired" y "Revolution", ya conocida como cara B de "Hey Jude", se dedican a explotar recursos extraídos de lo más básico de sus influencias de los años 50. Algo totalmente distinto para en "Glass Onion", que es una referencia a muchos de los personajes que poblaban las canciones de la anterior etapa del grupo. Están "I'm the walrus", "The Fool on the hill", "Lucy in the sky with diamonds", y "Fixing a hole" en una extraña sociación de imágenes e ideas de las que la más importante fue la afirmación: "la morsa era Paul", que pronto revolucionó los esquemas de los críticos que buscan significados ocultos en las letras de los Beatles, y tuvo como resultado que uno de esos críticos llegara, por medio de procedimientos extraños y absurdos (ej. : walrus en griego significaría muerto), a la conclusión de que Paul había muerto y había sido reemplazado por un doble, lo que hizo pasar a los Beatles más de un momento entre cómico y triste, con la prensa preguntándole a Paul si en verdad había muerto.

"Cry Baby cry" era también un experimento hecho a base de canciones infantiles e imágenes de cuentos de hadas, al estilo del "Sgt. Pepper", donde la lógica infantil supera el aburrido orden adulto. Pero es en "Julia", homenaje de Lennon a su madre muerta cuando él era aún un adolescente, donde el alma de su autor se desnuda, en una canción suave y repleta de ternura en esas imágenes poéticas cantadas por John con semblante soñador y melancólico marcando otro de los hitos del disco.

La más radical aportación de John al LP fue "Revolution 9", un experimento avant-garde, resultado de su fructífera relación con Yoko Ono después de su ruptura con Cinthya, y nos muestra claramente la influencia del arte conceptual de Yoko, en una sucesión de sonidos y ruidos disímiles, orquestas y aperas, sonidos de la calle, gente, coches, onomatopeyas, sonidos electrónicos y la voz de Ringo repitiendo insistentemente "number 9" en medio de un mar de sensaciones propias del total caos.

No debemos olvidar la única aportación de Ringo, como compositor, en este LP, con un ejercicio de country rock titulado"Don't pass me by" con pianos y solos de violín al más puro estilo western.

A pesar de su heterogeneidad, este LP marcó muchísimas pautas, tanto como primer ejercicio solista de cada una de los Beatles, signo de una obvia descomposición como conjunto, y también como una ventana abierta que miraba los 70 con una serie de elementos y descubrimientos que serian regla en la futura década; podemos escuchar gérmenes claros de lo que después serán estilos distanciados en un futuro no muy lejano pero que aquí se presentaban reunidos. Folk Rock, Glam Rock, Road Ruck, Hard Rock, e incluso Rock Progresivo.

Apple y sus lanzamientos discográficos serían, al final, la principal tarea a la que se dedicarían los Beatles ese año. Concebida desde un principio para satisfacer las inquietudes de cada uno como solista, el primero en gozar de discos propios fue George Harrison, con los que de alguna manera logró satisfacer sus inquietudes, que John y Paul no le permitían expresar del todo en los discos de los Beatles, reduciendo su aportación a la rígida cantidad de dos temas por LP. Pues bien, George se desquita publicando dos discos experimentales, el primero "Wonderwall" era un intento de fusionar música hindú con psicodelia y fue publicado en ese mismo año, 1968, logrando muy buenas criticas, el otro se tituló "Electronic Sound" y fue publicado más tarde en 1969, se basaba más bien en el uso experimental de los nuevos aparatos electrónicos llamados sintetizadores, pero logró menos favor del público y la critica que su anterior trabajo.

El éxito de la cantante Mary Hopkins, descubrimiento de Paul, hizo que Apple se estrenara con los suficientes beneficios como para trasladarse a una lujosa casa en Saville Road de Londres. Mientras tanto John y Yoko Ono se dedican a grabar un LP, también experimental, titulado "Two virgins", con una portada en la que aparecen ambos totalmente desnudas cubierta por la censura con una anónima bolsa de papel de envolver; el LP estaba muy en la línea de "Revolution 9" del álbum blanco, o sea que era pura cacofonía conceptual. También debemos apuntar que Lennon es arrestado por primera vez por posesión de drogas. Todo este clima desordenado a veces creativo, a veces simplemente negativo, iba distanciando cada vez más a los Beatles, que se sentían agobiados por tener que ser hombres de negocios, directores de Apple, sin excesivos buenos resultadas puesto que Apple se convirtió pronto en el paraíso de los administrativos especializados en robar dinero de su empresa.

Los intentas de poner disciplina en Apple fueron al final sucesos negativos que separaron por completo al ya maltrecho grupo. Paul había buscado ayuda en una firma de abogados de Nueva York llamada Eastman and Eastman, futuros parientes de Paul, puesto que este había iniciado un romance con Linda Eastman, una fotógrafa divorciada y con un hija, que ya vivía en casa de McCartney. Bueno, Eastman and Eastman debían poner fin a tanto desorden financiero en Apple. Pero John anunció que él había encontrado una alternativa mejor cualificada, se llamaba Allen Klein, un manager musical que supuestamente ocuparía el lugar del fallecido Brian Epstein. Al final una votación de tres contra uno estableció a Allen Klein como manager, mientras que Paul se aferraba a su elección, los Eastman. Todo esto originó una absurda lucha de poder que originó desagradables acontecimientos entre los cuatro Beatles.

Sin embargo un cometa o una estrella portadora de luz y color se posó momentáneamente sobre estos meses grises y, de repente, vimos a los Beatles hechos personajes de una película de dibujos animados, viajando juntos, como en sus mejores días, a través de la imaginación en un estallido de creatividad que dejaba muy atrás las anteriores películas con los Beatles, filmadas por Richard Lester. Esta nueva película se titulaba "Yellow submarine" y era formalmente un compendio de la historia dando cita a diversos estilos, desde el art deco, al surrealismo y a las maneras de Walt Disney. "Yellow submarine" estaba dirigida por Erich Segal, y básicamente constaba de traslaciones a dibujos animados de algunas canciones de los Beatles dentro de una historia clásica de los cuentos infantiles, puesto que se insufló ciertas referencias culturales para hacerla más interesante a un público no infantil. Así los cuatro Beatles se ven sumergidas en un mundo de fantasía, en el que son los héroes liberadores de un mundo de fantasía por los terribles "Blue Minnies", poderosos y agresivos uniformados que protegían al mundo del "perverso" poder de la música. El furor desatado por la iconografía de esta película sirvió para una nueva era comercial basada en souvenirs de ese mundo maravilloso. El "Sgt. Peppers" y su "Banda de Corazones Solitarios" fueron revitalizados también, como parte integrante del guión y el mercado se vio invadido de nuevo cun pósters, recortables, y figurillas relativas a "Yellow sumarine".

La música contenida en esta película era más bien anterior a la del álbum blanco, y pertenecía claramente al espíritu ilusionado de "Rubber soul", "Revolver", "Sgt. Pepper", y "Magical mistery tour". Fue publicada en forma de LP y tenía canciones ya conocidas como "Nowhere man", "Eleanor Rigby", "Sgt. Pepper's lonely hearts club band", "All you need is love" y "Yellow submarine", pero sólo estas dos últimas llegaron a ser plastificadas, junto con nuevos temas como "All together now" de Paul, "Hey bulldog" de John y dos preciosas canciones de Harrison "Only a northern song" y "It's all too much" en la cara A y en la cara B. Los arreglos orquestales que George Martin había compuesto en base a canciones de los Beatles eran el fondo musical de algunos pasajes de la película. Se estrenó a mediados de 1968, pero su soundtrak salió a la venta en enero de 1969.

"All toghther now" insistía en esa estructura de canción para párvulos, "Hey bulldog" es bastante agresiva, pero sin llegar al caos, alga así camo Hard Rock. "Only a nothern song" tiene un trasfondo misterioso, tejido por movimientos de órgano y sonidos electrónicos, buen resultado de sus exploraciones con los sintetizadores, y una melodía buenísima. "It's all too much" tiene un ritmo monótono y una base minimalista, dos acordes a lo sumo, respaldados por una orquestación con la flauta como hilo conductor, construyendo un paisaje nuevo y abierto, la voz de Harrison es suavísima y sensual, y nos habla de las excelencias de estar vivo, realmente nos eleva, esos ruidos entrando y saliendo de la mezcla como brisa y viento de frescura y esos metales gloriosos del final... un canto de triunfo. Y eso es en verdad, porque en la película aparece como celebración del triunfo de la vida y la música, los Beatles, sobre el marcial y oscuro orden impuesto por los "Blue Minnies" y el guante.

Esta película encamaba perfectamente en sus colores, en su argumento, la rebeldía de los "niños de las flores", ingenua pero humana y llena de amor, además era vía perfecta para finalizar el tributo, especialmente de John, hacia los cuentos infantiles, personalizados en "Alicia en El País de las Maravillas" de Lewis Carroll, y la fructífera relación de los Beatles con el LSD y su explosión imaginativa. Porque siendo fieles a la verdad, ellos estaban en otro camino, a la vista del álbum blanco.

Al mismo tiempo, en enero de 1969, el grupo se mete en el estudio para grabar su último LP, "Let it be". Lo hicieron con todo un despliegue de cámaras de cine, con la idea de filmar una película documental de la sesión, pero el resultado nos mostró a un grupo en constantes diferencias difíciles de superar, reflejando la verdadera mala atmósfera que se respiraba allí donde estuvieran juntos John y Paul. Esas seis semanas fueron una pesadilla, aunque su resultado musicalmente no fuera tan malo. Decidieron dejarlo tal como estaba y nunca más volvieron a estar juntos en un estudio. Coma el disco estaba incompleto se postpuso su publicación hasta mayo de 1970.

Durante lo que quedaba de 1969, George Harrison lanza su segundo LP experimental "Electronic Sound" y John también su segundo LP "Life with the lions" en el sello, subsidiario de Apple, Zapple.

En Octubre de 1969, se lanza al mercado un LP con nuevas canciones de los Beatles, titulado "Abbey road", y era más bien una reunión de canciones inconclusas que habían grabado anteriormente con George Martin coma productor, eran todos retazos de LP´s anteriores que por una u otra razón no se llegaron a concluir, y con este disco los Beatles querían dar por finalizado el asunto.

A pesar de que está patente el carácter fragmentario de muchas de las composiciones contenidas en este "Abbey Road", hay que tener en cuenta la calidad de sus autores, capaces de lograr en sólo un simple estribillo una obra maestra, y eso es palpable a lo largo del LP.

"Because" por ejemplo, es una finísima canción, conformada por unas armonías vocales perfectas y un trasfondo casi siniestro en la instrumentación. John lo explicaba diciendo: "Yoko tocaba algunos acordes de Beethoven y le dije: 'tócalos al revés' es la sonata al claro de luna tocada al revés". La canción está llena de imágenes ambiguas respecto al amor y al mundo. "Come together" es una poderosa y adelantadísima canción, con un ritmo imparable pero no acelerado, y muy cercana al rhythm and blues, aunque de una manera original captura lo más cavernoso del género.

"Something" es una perfecta balada de Harrison, con unos controlados arreglos de cuerda apoyando una voz repleta de amor sin caer en lo cursi. Harrison también compuso la canción que quizás sea la cumbre del disco, "Here comes the sun", es luz de fe y optimismo, guitarras acústicas en arreglos perfectos, y una sensaciún indescriptible de esperanza la confirman como lo mejor de este "Abbey Road".

"Sun King" es otra composición de Lennnon, muy en la línea de "Because", pero sin ese aspecto sombrío, sino todo lo contrario, incluyendo al final unas cuantas palabras en un sensual italiano.

"Maxwell silver hammer" y "You never give me your money" comparten características clásicas de las composiciones de Paul, con esa visión de tiempos pasados imprecisos. En cambio "I want you" es otra vez, un anticipo claro de lo que serán los 70, estableciendo cánones sobre los que grupos como Led Zeppelin basarán su trabajo, acordes pesados, una insistente melodía vocal, guitarra eléctrica despachando solos por doquier y ese final realmente hard. Paul continúa sus aportaciones en el LP con "Oh Darling" una canción totalmente años 50 y algunos bosquejos como "Golden slumbers" y "Carry that weight", ambas con un trasfondo cercano al gospel, pero con la segunda desmarcándose con unos solos de guitarra de lo más autocomplacientes.

Lennon termina sus aportaciones con "Polytheme Pam" que parece sacada de la primera época del grupo y "Her Majesty" en una feroz burla contra la realeza y todo lo que eso significa. Desde luego Lennon nunca aceptó de muy buen agrado su papel de Miembro de la Orden, así que aquí dejaba las cosas claras justo antes de la devolución de dicha medalla en vuelta en papel higiénico, en un gesto de suprema rebeldía, y por el que al final se vio obligado a abandonar Inglaterra.

Ringo hacia su aportación definitiva a la discografía de los Beatles con la composición de "Octopus Garden", combinando su adorado estilo country rock con un estribillo muy logrado, conectando directamente en espíritu y temática con "Yellow submarine", en donde un mundo infantil emerge con toda su fantasía.

Un single había antecedido a este "Abbey Road", se titulaba "The Ballad of John and Yoko", y en la cara B tenía una composición de Harrison "Old Brown Shoe". La primera era, por cierto, un canto de Lennon a su nuevo amor, en un gesto de demostración de que Yoko no debía ser tomada como causante de la crisis del grupo; no sirvió de mucho pues la prensa se encargaba de ponerla como enemiga número uno de los Beatles como unidad. La verdad es que a pesar de que su constante e inquietante presencia en las sesiones de grabación del álbum blanco y de "Let it be", no fue ella causa de mafia, Paul y John estaban bastante enfrentados por luchas de poder y por una cada vez mayor distancia en sus gustos musicales, además estaba el asunto Apple y todo el peso que eso significaba. Yoko Ono simplemente fue una excusa más para discusiones y reproches.

Musicalmente el single era un adelanto de lo que sería el LP "Let it be", o sea rock and rull de lo más básico, cercano al purismo, pues si en el álbum blanco se entreveían elementos psicodélicos y de pop, este era todo lo contrario. El resultado es un estilo cercano al road rock, que tanto éxito tuvo en el paso de una década a otra.

Los Beatles durante este 1969 ya no eran prácticamente grupo, sino cuatro personas que compartían un negocio común y no tenían necesidad de verse para nada. Cada uno hizo sus propias cosas, Harrison se lo pasaba muy bien tocando con Eric Clapton, Ringo empezó su carrera como actor con la película "Candy" y más tarde, de manera más afortunada, con "The Magic Christian" protagonizada al lado de Peter Sellers. Paul se había casado por segunda vez, con Linda Eastman, durante marzo, y dedicaba gran parte de su tiempo a los estudios Apple como arreglista. John por su parte, hizo lo misma en el mismo mes, pero se fue a celebrar su boda con Yoko Ono a Amsterdam, donde iniciaron sus campañas por la paz con un "In-bed" que consistía en rodearse de carteles por la paz y permanecer en cama, respondiendo a todo tipo de preguntas a las televisiones y siempre insistiendo en la paz. El acto fue ofensivo para muchos, puesto que se trataba de su luna de miel, pero ellos prefirieron rodearse de periodistas y empezar a "publicitar la paz". Después repitieron lo mismo en Montreal, Canadá, e introdujeron una variación a su estrategia durante su estancia en Viena, donde en vez de un "In-bed" realizaron un "bagism" metiéndose ambos en una bolsa y situándose en plena recepción de un lujoso hotel austríaco. Celebraron el acontecimiento grabando "Give Peace a Chance", el primer hit de Lennon fuera de los Beatles.

La recta final del grupo se acercaba. Lo que quedó de las abortadas sesiones del "Let it be" fue entregado a Phil Spector, con la esperanza de que con su prestigiosa "pared de sonido" lograse algo bueno de todo ello. Como Phil Spector era un perfeccionista casi maníaco, el lanzamiento se veía postergado una vez tras otra. Meses de espera en los que los Beatles se disolverían definitivamente.

John Lennon había anunciado su abandono del grupo, pero lo hizo personalmente a Paul y a Allen Klein; ambos le pidieron que guardase silencio hasta que "Let it be" estuviera listo, John aceptó. Paul por su parte se sentía cada vez más infeliz con lo que Phil Spector estaba haciendo a las canciones del LP, y para relajarse grababa lo que después sería su primer LP en solitario. Cuando lo terminó decidió publicarlo el 10 de abril de 1970, con una carta abierta en la funda del disco en la que anunciaba las razones de la separación definitiva del grupo. John no le perdonó jamás este gesto, que él interpretó como mera treta publicitaria para vender su LP "McCartney". Paul se defendía diciendo que se sentía culpable respecto a los fans. Ringo y George no se sorprendieron demasiado de todo esto, puesto que estaban ya bastante alejados de todo lo que concernía a los Beatles.

"Let it be" fue publicado por fin en mayo de 1970, y fue anunciado paralelamente con el lanzamiento del single titulado de la misma forma y con "You know my name" como cara B. El LP no tenía la energía ni el magnetismo de sus anteriores LPs, pero contenía algunas bellezas como "Across the universe", compuesta y ejecutada al parecer sólo por John. "Across the universe" es una intimista pieza de imágenes surrealistas y llena; de convicción: "nada cambiará mi mundo". A pesar de que la magia era póstuma, surtía gran efecto; esos sonidos borrosos por detrás de la guitarra acústica y la voz, nos sugerían astros y espacio infinito, haciendo eco perfecto de la letra. "The Long and Winding Road" tuvo menos suerte porque los arreglos de cuerda están divorciados de lo que en verdad hubieran hecho los Beatles de haberse involucrado con ganas en este disco. "Let it be" está bien como canción que marcó el final del grupo, y además tiene un sentimiento gospel bastante bien logrado, conque el mensaje complaciente dice mucho del futuro de McCartney como solista. "For your blue" es una canción de Harrison, llena de slide-guitar que era lo que por la época le encantaba a George. "Get Back", conocida ya desde antes puesto que se lanzó como single en abril de 1969, viene aquí como la producción añadida de Phil Spector y es un muy efectivo road-rock en el que podemos escuchar un virtuoso solo de piano ejecutado por Billy Preston, pianista negro muy recocido reclutado para este LP, can el ánimo de realzar el espíritu casi tradicional que puebla el disco. Los demás temas no gozan de las características necesarias para encumbrar a este "Let it be" junto a lo mejor de su obra, puesto que es evidente su falta de acabado. Esto quedó patente en la película que se lanzó junto al LP y en donde podemos apreciar muy bien el porqué los Beatles no podían continuar más tiempo juntos.

No queremos insistir más en estos aspectos tristes inherentes a todo final inevitable, y nos gustaría dejar claro que todos recordáramos nuestra canción favorita en los Beatles, sin preocuparnos de nada más, e inundáramos nuestro espíritu con esas sonrisas con las que ellos nos enseñaron un día a comprender qué significa ser jóvenes ahora, ayer y siempre.

"Todo lo que necesitas es amor"... seamos ingenuos y puros por un momento infinito.

Anterior

 

 

Volver arriba Volver arriba 

 


© 1997-2009 Duiops (
http://www.duiops.net)
Prohibida la reproducción parcial o total de los textos o las imágenes.

Para comentarios, usa las direcciones e-mail de contacto